Conociendo a Ángel Camiña, sumiller de A Horta do Obradoiro (Santiago)

a horta do obradoiro-santiago

La frescura de A Horta do Obradoiro se respira nada más cruzar la puerta. Los camareros te reciben con un amable sonrisa, dispuestos a que disfrutes de la amplia propuesta que tienen que ofrecer. En el Casco Vello de Santiago, a los pies de la Catedral en el número 16, el proyecto de Kike y Eloy busca acercar a los comensales los productos de cercanía, frescos, del día al estar en contacto continuo con el mercado de Abastos.

Para conocer mejor este restaurante y su visión vinícola, nos sentamos con su sumiller Ángel Camiña como parte de la primera de muchas entrevistas que iremos haciendo a profesionales de vino y hostelería en Galicia. ¿Nos acompañas? 😉

La búsqueda de la sencillez y el cuidado

Aunque solo lleva mes y medio dentro de A Horta do Obradoiro, Ángel está entusiasmado con todo el potencial que ofrece. La vinculación de los platos al sello Galicia Calidade contribuyen a que los maridajes consigan deleitar a los visitantes.

carta-a hora do obradoiro

 

restaurantes-santiago-de-compostela

“Al restaurante se acerca bastante gente extranjera; ingleses, alemanes que vienen a visitar la ciudad y hacer el camino de Santiago. Pero también solemos trabajar con grupos grandes que se dejan recomendar. Los vinos gallegos son las estrellas principales y nosotros hacemos mucho por promocionarlos”.

 Aunque no tienen una carta de vinos amplia -50 referencias- la selección está muy bien elegida . Eloy, como nos cuenta Ángel, es un aficionado y conoce mucho de enología. Desde bodegas nacionales hasta marcas de países extranjeros como el alemán Riesling o el australiano Little Penguin. Además de buscar la sencillez y la tradición, las propuestas buscan el producto, la esencia bien elaborada. El bonito de Burela o la vieiras de Cambados no faltan en la carta.

Sumiller por vocación, el perfil de Ángel Camiño

Dejó la informática para cultivar profesionalmente una de sus mayores aficiones: la coctelería y los destilados. Antes de llegar a la Horta, ganó en experiencia como barman y camarero en el Hotel Louxón de A Toja, Pazo de Lestrobe en Padrón. Su última parada antes de mudarse a Santiago sería en el Casino de la Toja. “Esto es todo un contrapunto, nos dice, pero a la vez es un reto que me apetece  y en el que sé que aprenderé mucho”.

“Las diferencias entre el mundo de la coctelería y el vino son bastantes. Cada uno tienen sus puntos fuertes, especialmente en el tema de catas. Con los destilados es mas complicado, porque hay que ir educando la boca a la graduación alcohólica y al igual que con los vinos buscar esos matices y recuerdos a frutas, vainillas, etc..”

angel-camiño-sumiller-galicia

 

No tiene preferencias concretas –aunque al ser de Cambados, los blancos Rías Baixas siempre le tira un poco más-. De hecho, al hablar de la expansión de los vinos gallegos en el extranjero reconoce que las bodegas de esta denominación de Origen han acertado a la hora de elegir los mercados extranjeros y llevar ahí propuestas que aquí no se venden tan bien.

La cuestión más importante para él está en conseguir la diferenciación. En cada región vinícola de Galicia se encuentran proyectos muy interesantes que apuestas por tiradas más pequeñas pero complejas en el uso de las variedades como puede ser los tintos con caíño, que a su vez es la tendencia que el consumidor más valora.

“Más que hablar de un consumidor educado en vinos, diría que lo que busca es conocer y sorprenderse con sabores auténticos”.

Noto que hay pequeños proyectos, enólogos y viticultores, bodegueros que buscan un mercado muy concreto que les permita explotar ese nicho, por que al fin lo que buscan es tener esa seguridad de que vas a vender tu vino. Los extranjeros cuando vienen preguntan por el “Galician Wine”. Normalmente les suenan los Riojas y Ribera por tradición, pero al probar los nuestros sorprenden y te comentan gratamente lo suaves en boca que son.

Probar mucho, mucho

Una de las labores del sumilleres es mantenerse al día y catar cuantos más vinos mejor, para solo así jugar con un abanico grande de posibilidades que luego trasladará a los clientes. “En mi caso voy poco a poco. De momento estoy adaptándome a este proyecto pero claro que sí, mi intención es ir probando cuantas más novedades mejor. Añadir, cambiar y con la ayuda de Eloy -somos dos sumilleres, por así decirlo- e igual más adelante apostaremos por la destilería”.

carta-de-vinos-a horta

 

cartas-a hora do obradoiro

Vamos terminando la entrevista y tocaba hablar de tecnicismos y la famosa “nota de cata”. Al preguntarle qué fase le aportaba a él más información respecto a un vino, Ángel señaló que se trata de un conjunto. “Todas son importantes. La vista influye mucho, sobre todo en los tintos que puedes ver la evolución del vino en barrica y luego en botella, mientras que el olfato siempre te estimula el paladar”.

 

Desde luego, este sumiller nos ha mostrado lo apasionante de una profesión que exige estar en constante movimiento. Agradecemos la maravillosa acogida de Ángel y todo el equipo en A Horta. Próximamente, visitaremos nuevos restaurantes en los que dejarnos sorprender

¿Qué te ha parecido? ¡Coméntanos en redes sociales! 😉

Deja un comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>