LA PODA DE LA VID

1
La vid sin cuidados culturales desarrolla un largo tronco y produce frutos muy pequeños y poco ácidos, que no alcanzan la calidad necesaria para la elaboración del vino.
En su estado natural la vid es una liana trepadora cuyas ramas, llamados sarmientos, pueden alcanzar hasta 30 metros de longitud. Sólo prosperan las yemas situadas en los extremos porque reciben más savia, y las yemas situadas más cerca del tronco no brotan. La producción de frutos no guarda proporción con el desarrollo frondoso de la vid. Si bien produce numerosos racimos, las uvas tienen un tamaño reducido y maduran difícilmente, por lo que su calidad es muy deficiente.

El objetivo de la poda consiste en reducir el número y la longitud de los sarmientos para que la vid produzca menos racimos, pero de más grosor y más calidad. La poda alarga la vida de la vid y asegura la cosecha de un año para otro. Permite también adaptar el tamaño de la planta al espacio donde se cultiva para facilitar las tareas del viticultor. 
PODA DE FORMACIÓN

Cuando la vid es joven y acaba de ser plantada, las primeras podas determinan la forma y el tipo de crecimiento de la planta. Éstos varían según el clima de la región y el tipo decepa o variedad. Existen distintos tipos de podas de formación dependiendo del sistema de conducción elegido. Este tipo de poda se suele realizar durante los tres o cuatro primeros años, y siempre en invierno y en primavera.

PODAS DE FRUCTIFICACIÓN

Cuando la vid ha adquirido su forma definitiva, las podas de fructificación sirven para mantener la forma de la vid y controlar su crecimiento. La selección y reducción de los sarmientos y de las yemas que brotan cada año permitirá que los racimos de uvas se beneficien de una mayor insolación y de una mejor ventilación. Así aumentarán su rendimiento, su calidad y su resistencia a las plagas.
  • PODA DE INVIERNO O PODA EN SECO

Se realiza cada invierno, después de la caída de las hojas y antes de que vuelvan a salir los nuevos brotes, cuando la planta se encuentra en estado vegetativo o formante y que ha bajado la circulación de la savia. Sirve para eliminar los sarmientos de la temporada anterior y recortar las maderas de dos años y más, y favorece la regeneración de la planta. No se debe podar con temperaturas demasiado bajas debido a que las heladas vuelven la madera quebradiza y ésta se puede astillar con los cortes. Además, con temperaturas bajo cero la madera tarda más en cicatrizar y corre más riesgos de sufrir enfermedades como la yesca y la eutipiosis. 
  • PODA EN VERDE

Complementa la poda de invierno y se realiza sólo si han crecido demasiado los brotes, para rebajar el rendimiento de la planta y obtener así una mejor calidad de las uvas. Se realiza al final de la primavera, una vez que la vid ha brotado. Se eliminan las yemas, los pámpanos (sarmientos verdes jóvenes) y las hojas sobrantes para descargar la planta, pero se eliminan también los brotes mal ubicados que serán poco fértiles (situados por ejemplo demasiado cerca del suelo o a los que no llega bien la luz solar).




SISTEMAS DE PODA

El sistema de poda va apareado con el sistema de conducción elegido para las vides. Se llama sistema de conducción la configuración de las vides en el viñedo vinícola, y los hay de muchos tipos: en espaldera, en pérgola o en vaso (los más comunes y utilizados en la península ibérica), etc.

Se busca siempre no sólo optimizar el espacio sino también que las vides estén correctamente expuestas al sol y aireadas, y que el conjunto foliar de la vid constituya un micro clima en sí que mantenga un grado de humedad y temperaturas equilibradas. Los sistemas de conducción dependen estrechamente del clima de la región (exposición solar, temperaturas, vientos, precipitaciones y tipo de suelo).

LA PODA EN VASO

Es el tipo de poda más extendido y el que más se ha utilizado tradicionalmente en España. Se efectúa en vides que no se cultivan en espaldera, que están al nivel del suelo o a una pequeña altura, y es el sistema de conducción propio de las tierras de secano. Es uno de los sistemas de poda más antiguos: ofrece una buena exposición a la radiación solar permitiendo un alto rendimiento y una buena maduración de las uvas.1 requiere poco mantenimiento y poca inversión al no necesitar estructuras de apoyo.

Su principal defecto reside en que las vides talladas en vaso ocupan más espacio al ser más frondosas, y dificultan el paso de la maquinaria entre hileras. En España, el aumento de la utilización del riego desde 1996 (fecha en la que se liberalizó), hace que esté disminuyendo este tipo de poda que crea vides bajas, para tender a crear vides más altas y apoyadas en espalderas hechas de alambradas. 
Durante los dos primeros inviernos deberemos podar los sarmientos dejándolos con dos yemas por pulgar. El siguiente invierno, se dejan dos yemas en cada pulgar que formarán los brazos. A partir de aquí, año tras año, los sarmientos que aparecen en cada pulgar se pueden eliminar o conservar según el criterio del viticultor. Siempre hay que intentar dejar dos yemas en el sarmiento de la parte más baja de cada pulgar para  evitar el alargamiento y envejecimiento de la cepa. 
PODA EN ESPALDERA

La espaldera es el sistema más utilizado en las plantaciones de uva de vinificación en todo el mundo. Es un sistema de plantación en el que del tronco de la cepa salen dos ramas principales que se alinean en el sentido del surco, atándose al alambre más cercano al suelo. Este primer alambre se coloca a unos 70 cm. Del suelo y por encima de éste se colocan otros 2 ó 3 alambres que sirven para mantener verticales los tallos. La altura total de la planta puede alcanzar los dos metros. 
Con este sistema, junto con una orientación adecuada de la plantación, se aumenta la insolación en la planta mejorando la capacidad de maduración de la uva. También facilita la mecanización de los trabajos.
Es en este sistema de poda  donde se concentran la mayor parte de sistemas de conducción , a continuación detallaremos los más comunes.
  • SISTEMA DE CONDUCCIÓN EN CORDÓN ROYAT 

Este tipo de poda es originaria de la región de Ariege (Francia). Se caracteriza por tener uno o dos brazos horizontales de unos 40 cm de longitud situados en la dirección del empalizado sobre el hilo portador a un mínimo de 60 cm del suelo.
Durante tres inviernos debemos llevar a cabo la formación de la cepa, el primero se poda dejando dos yemas en un pulgar. En el segundo, se deja subir el sarmiento más recto y se elimina el resto. Hay que despampanar las yemas inferiores del sarmiento seleccionado, dejando 3 ó 4 yemas para seleccionar después los dos brazos. En el tercer invierno, se constituye el brazo eliminando las yemas inferiores y dejando tres pulgares por brazo. 
  • SISTEMA DE CONDUCCIÓN EN GUYOT SIMPLE

Tipo de poda en espaldera: el sarmiento más bajo se poda dejando el pulgar con dos yemas y el siguiente, que dará la uva a seis o siete yemas, el resto se suprime. La vara se inclina para atarla al alambre horizontal. Al año siguiente, al podar, se suprime la vara, estableciendo el pulgar en el brote más bajo de los del pulgar anterior y la vara en el brote más alto.
En el primer invierno dejamos dos yemas en un único pulgar, evitando siempre hacer heridas muy rasas que darán lugar a necrosados que en el futuro dificultará el paso de la savia. En el siguiente invierno, igual que en la poda royat, dejaremos subir el sarmiento mejor posicionado eliminando el resto, despampanando las yemas inferiores y dejando entre las 3 y 4 yemas que queden más próximas al hilo del empalizado para luego seleccionar los brazos. Durante el tercer invierno, se deja una vara de fructificación con 6 yemas (cuya base debe quedar 10 ó 12 cm por debajo de el hilo de la empalizada) y un pulgar con dos yemas a partir del cual el año siguiente obtendremos la vara de fructificación. 
  • SISTEMA DE CONDUCCION  EN GUYOT DOBLE
El guyot doble se diferencia del simple porque en lugar de dejar una vara de fructificación y un pulgar con dos yemas, dejaremos dos varas de fructificación y dos pulgares.
Este se adapta mejor a viñedos vigorosos y con mayor fructificación pero tiene mayores costes de mano de obra durante la poda.

PODA EN PÉRGOLA (PARA PARRALES)

Su uso es para uva de mesa o para parrales de uso ornamental. Su altura oscila entre 1.5 – 2.5 m. Lo podemos conseguir a partir bien de un guyot o de un royat con mayor número de varas.
En el primer invierno dejamos un pulgar con dos yemas, en el siguiente seleccionamos el sarmiento mejor posicionado y lo dejamos crecer hasta la altura del emparrado, lo podamos dejando 3 ó 4 yemas despampanando el resto de yemas que haya en ese sarmiento. Ese mismo verano se intenta distribuir los brazos horizontales del parral para, después, durante el invierno, podarlos.

                                    

En el tercer invierno se podarán las varas secundarias que han surgido de los brazos horizontales, por lo general, se dejan tres ramas en cada brazo secundario y en cada rama secundaria dos yemas por pulgar. A partir de aquí, cada año, se eliminará los sarmientos del verano de acuerdo al criterio del viticultor.

Actualmente, con la finalidad de reducir los costes ligados a la poda, han surgidos nuevos métodos de poda.

La poda de precisión  es una poda totalmente mecanizada que tiene como principal fin reducir el tiempo de mano de obra y el esfuerzo. La poda en cobertura en la cual la cepa toma la forma de un arbusto formando una única unidad tupida. Y la poda mínima en la cual se busca reducir el trabajo de poda al mínimo indispensable. 

Deja un comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>